Incentivemos el mantener a nuestros pequeños sueltos dentro de una casa "a prueba de conejitos". Esto se logra manteniendo tapados todos los cables o escondidos tras los muebles en donde la mascota no pueda tener acceso. Debemos evitar que suban a los muebles o mesas de centro para evitar accidentes. Ellos son muy curiosos, sobre todo cuando son pequeños, y dependiendo de su raza (hay razas de conejos más tranquilas que otras), quieren saber y conocer todo a su alrededor, y como tienen sus patitas suaves cubiertas completamente de pelos, al saltar a una superficie lisa, resbalarán y tumbarán cualquier objeto que esté en los muebles como adornos, cosas de vidrio que puedan romper y dañarse, velas que puedan morder y comer.

Es importante que dentro de nuestro hogar tengamos un suelo con una textura firme y no resbaloso. El conejito necesita ejercitar sus músculos para que en su vejez no tenga problemas de movilidad, por lo que un suelo firme le ayudará para que mantenga una musculatura fuerte y no dañe sus articulaciones. Nunca jamás persigas o hagas que el conejito corra en una superficie resbalosa pues puede lastimarse.

Al mismo tiempo la superficie de su hábitat debe ser lisa para prevenir úlceras o podo-dermatitis en sus patitas. Es decir, no debe ser rugosa ni porosa. Por lo tanto, si el piso de la casa no fuera apto para un conejito, se recomienda poner grandes alfombras en donde pueda saltar y correr.

Es recomendable delimitar el espacio del conejito en un principio, sobre todo si se adopta de pequeño. Se puede comenzar con una jaula grande o con rejillas que están diseñadas para esto. El espacio debe contener una henera, agua fresca (de preferencia en bebedero para evitar que moje su pera o papada con los pocillos y cree humedad y hongo), una bandeja sanitaria y alguna cama blanda en donde se pueda acostar.

Habrá que dejar siempre estas cosas en el mismo lugar, puesto que ellos se enojan cuando "desordenan" sus cosas y si cambiamos muy a menudo su orden tienden a estresarse.

Debemos limpiar frecuentemente su baño sólo con agua y podemos usar vinagre blanco para quitar el sarro y los olores. Los conejos tienen un olfato muy sensible y no podemos usar productos de limpieza que le puedan provocar algún daño o alergia.

Existen diferentes tipos de sanitarios para los conejos. Podemos probar y ver con cual el conejito se acostumbra o le es más cómodo. Y por sobre todas las cosas, tenemos que ser muy cuidadosos con la higiene de éste. Si vemos moscas alrededor o bien el baño está en una terraza o al aire libre, es mejor limpiarlo a diario, puesto que las moscas dejan huevos en estos espacios y puede provocar miasis, una enfermedad que puede matar en pocos días a tu conejito.

Respecto de la higiene, es también necesario que revises o palpes a menudo a tu conejito si es que se deja. En algunos casos, los conejitos rasguñan a si mismos y se hacen heridas que nosotros no vemos muchas veces, sobre todo los conejitos senior que tienen su piel más delicada y sus heridas demoran más en sanar, o acumulan ácaros dentro de las orejas. Si ves alguna herida, debemos también ser cuidados con la limpieza de ésta. Se han dado casos en la que las miasis se crea en heridas abiertas.

Respecto del cuidado de sus oídos, es más común que a los conejos con orejas caídas se les acumule ácaros. Si sospechamos, o vemos algo extraño dentro de sus orejas (éstas deberían estar siempre completamente limpias) o ves que tiende a inclinar la cabeza hacia un lado, si sientes mal olor o notas que le molesta al tocarle porque se corre o inclina un poco la cabeza; es recomendable un chequeo médico. Una de las enfermedades comunes en conejos es la otitis y es muy doloroso.