La parálisis es una condición irreversible

Existen distintas enfermedades que podrían causar problemas de movilidad en nuestro conejito, afectando a veces solo una extremidad, ambas extremidades delanteras, ambas extremidades traseras, o incluso sus cuatro extremidades. Los conejos son muy propensos a esta alteración, de origen traumático, debido a la poca masa muscular que protege sus vértebras en conjunto con la gran masa muscular y fuerza de su tren posterior.

La parálisis puede ser un problema complejo de asumir tanto para el propietario como para el conejo.

Entre las causas más frecuentes se encuentran:

  • Fractura vertebral por un mal manejo al momento de tomar al conejo.
  • Caída de algún objeto pesado en la columna del conejo
  • Caídas de altura
  • Golpes que se pueden propinar ellos mismos en su jaula o en algún otro tipo de superficie rígida.
  • Los gazapos pueden ser aplastados al ser pisados por la madre.
  • Hernia discal
  • Abscesos espinal
  • Problemas de origen tóxico que producen neurotoxinas paralizantes.
  • Debilidad por fallas multisistémicas

Como responsable de tu bunny debes estar siempre pendiente de él, pues esta afección se manifiesta por variaciones en su postura como: la parálisis flácida de las extremidades posteriores, adquiere una posición ladeada (de sirena), adopta una posición de perro sentado o sapo. Si el conejito afectado presenta alguno de estos síntomas es probable que sufra de paraplejia rígida o flácida, que en ocasiones pudiera traer consigo incontinencia fecal o urinaria.

Normalmente, sucede la parálisis a raíz de un accidente, por lo que es necesario extremar las atenciones hacia nuestro conejito. A continuación unas recomendaciones que reforzarán su seguridad y te ayudarán a prevenir esta afección: poner a su disposición pisos antideslizantes en todos los espacios que se desenvuelve, tener cuidado al agarrarlo, y evitar la presencia de animales extraños, predadores o ruidos anómalos que lo asusten, evitar que lo manipulen niños pequeños o personas sin experiencia para cargarlo, etc.

La parálisis en el tercio posterior la mayoría de las veces es una condición irreversible. Sin embargo, en la actualidad existen diversas alternativas que aunque no ofrecen una recuperación total, sí proporcionan alivio a los malestares asociados y una vida digna al enfermo.

La homeopatía y acupuntura son algunas de las opciones en medicina complementaria, ambas encaminadas a tratar al conejito en conjunto con los tratamientos médicos indicados por su veterinario.