Desgaste del Cuidador

Burnout o agotamiento del cuidador: Tips para evitar el agotamiento físico y emocional al cuidar a un conejo con discapacidad. 


El burnout o agotamiento emocional refiere a un estado de agotamiento emocional, físico y mental que se presenta en personas que cuidan de otros - ya sean humanas o animales - como resultado de altas exigencias al momento de su cuidado y que se expresa en el sentimiento de falta de recursos emocionales propios para hacer frente a la situación, y para ofrecer ayuda al otro.

Cuando un cuidador presenta agotamiento emocional puede sentirse cansado todos los días, tener una actitud poco empática frente a los otros, sentirse desmotivado e insatisfecho con su labor. Además, puede presentar síntomas físicos tales como malestar corporal, dolores de cabeza, náuseas y dificultades para dormir.

Al igual que las personas, los conejos con alguna discapacidad o enfermedad también se agotan y se sienten mal, se estresan con facilidad y se frustran por no ser capaces de realizar cosas que antes sí podían. Quien cuida de él debe mirar objetivamente su calidad de vida, evaluar su bienestar, su estilo de vida y sus perspectivas a futuro para tomar la mejor decisión posible junto a su médico veterinario tratante. No obstante, el trabajo que requiere el cuidado de un conejo con discapacidad, el tiempo y los recursos asociados para llevar su tratamiento pueden ser agotadores para el cuidador.

Aunque el agotamiento emocional no es una enfermedad en sí misma, se reconoce como gatillante de otros problemas de salud física y mental. Debido a lo anterior, es importante reconocerlo y tratarlo tempranamente.

Hoy, en este post te presentamos algunos tips que pueden ser de ayuda para disminuir el agotamiento físico y emocional.


Ten en cuenta que no es egoísta enfocarte en ti mismo. Cualquier cosa o actividad que mejore tu calidad de vida o aumente tu energía, también beneficiará a tu conejo discapacitado.


La mayoría de las personas que sufren de agotamiento emocional comienzan a sentirse mejor y se recuperan rápidamente luego de poner en práctica las actividades anteriormente mencionadas. Si en tu caso, esto no ocurre, tus niveles de burnout no disminuyen, no te encuentras cómodo con tu situación emocional, te sientes desbordado emocionalmente o simplemente te gustaría cambiar y mejorar tu estado actual, te recomendamos pedir ayuda a un profesional de la salud mental.