Mastitis en conejas

La mastitis es la inflamación de las mamas de la coneja causada por una bacteria (Staphylococcus aureus en su mayoría). Durante el embarazo es normal ver que las mamas de la coneja han aumentado en tamaño, ya que se está acumulando la leche que será necesaria para alimentar a los gazapos.

El contagio de esta bacteria se da cuando entra al organismo de la coneja a través de una herida especialmente después del parto; si tiene heridas abiertas; tras un destete demasiado precipitado de sus crías o cuando alguna glándula mamaria crece deforme.

Si las condiciones higiénicas de Jaulas, refugios, nidales, comederos y bebederos sin ningún tipo de manejo sanitario y las condiciones higiénicas en las que se encuentra la coneja no son las adecuadas es más propensa a que se contagie con alguna bacteria de la mastitis, esto hará que sus mamas se inflamen más de lo normal y se infecten, afectando también la leche.


Causas

  • Conejas que han producido gran cantidad de leche son las que tienen más riesgo de padecer mastitis, si los gazapos no vacían las mamas el riesgo de mastitis aumenta.

  • Lesiones en glándulas mamarias tales como golpes, arañazos y mordeduras, provoca una mastitis infecciosa, ya que la herida es propensa a contraer la infección.

  • Alta producción de leche, al no ser consumida por los gazapos tiende a acumularse en las mamas provocando la patología.

  • Lactostasis: glándulas mamarias estrechas se obstruyen debido al estancamiento resultante de la alimentación irregular. La leche, se produce en cantidades abundantes, y al no encontrar salida, se estanca en las glándulas mamarias.

  • Anomalías funcionales en el desarrollo de la glándula mamaria.

  • Cambios bruscos de temperatura.

Sígnos

Es esencial poder detectar los primeros síntomas de la mastitis, por lo que deberás estar pendiente de los primero días post parto y a la vez post destete, para estar al tanto de cualquier signo fuera de lo común.

  • Las glándulas mamarias se muestran inflamadas (calientes, dolorosas y con aumento de grosor e induración del tejido).

  • Sudor excesivo.

  • Dolor

  • Rehúsan a dar de mamar a los gazapos (como consecuencia del dolor).

  • Falta de apetito y aumento en el consumo de agua.

  • Desgana general.

  • Reposo forzado.

  • Fiebre

  • Anorexia

  • Depresión

  • Neumonías, metritis y abscesos internos (hígado, riñón, etc).

  • Muerte de los gazapos por desnutrición.

  • En casos avanzados, las mamas se vuelven de color azul o púrpura y existe riesgo de muerte.

Tratamiento

Si tu coneja muestra síntomas de mastitis debes acudir de inmediato al veterinario, pues su vida corre peligro. El médico tratante decidirá por una terapia de antibióticos, manejo del dolor y cuidados. La ingesta de líquidos deberá limitarse, puesto que ésta promueve a la formación de leche. Se recomienda quitar la comida procesada temporalmente y optar por verduras frescas durante su recuperación. Se puede ayudar a madre masajeando sus pezones, para ayudarle a liberar los conductos mamarios.

Es importante mantener la higiene de la coneja y de su alrededor

Es muy fácil que los gazapos se infecten ya que la infección se traspasa a través de la leche, y si la ingieren lo más probable es que mueran, por lo tanto, habrá que buscarles una mamá nodriza antes de que estos se infecten o simplemente alimentarlos manualmente.

Por otra parte, es indispensable evitar que los gazapos que han sido infectados se alimenten de otra hembra que no se haya contagiado de esta enfermedad, ya que la glándula mamaria es tremendamente sensible a la infección. Se recomienda que antes la mamá nodriza sea revisada por el veterinario.


Prevención

Para poder prevenir la mastitis en conejas lo recomendable es tener una buena higiene de todo el entorno que frecuenta la coneja, de modo que las bacterias que desarrollan la enfermedad disminuyan, cuando la coneja dé a luz debes revisar a diario la jaula para poder ofrecerles una buena higiene en todo momento.

La habitación debe estar ventilada, pero sin corrientes de aire, la coneja debe comer heno fresco, hierbas verdes, agua fresca siempre pero no fría, y mantener todos sus espacios limpios al igual que la letrina.

*En la primera foto se muestra las mamas de una coneja con mastitis y abscesos por seudogestación.