A Pipo lo encontraron en una plaza de Melipilla, estaba abandonado, con desnutrición severa, dermatitis, ácaros, pulgas, sarna y en estado de hipotermia.

Maki es una conejita muy particular, tiene su cabecita de lado, pero no siempre fue así. Te contaremos porqué es que tiene así su cuellito.

Pepa Oñejas, Oñy como le dice su mamineja, llego a casa en octubre del 2020 en plena pandemia en Argentina. La pobre había sido abandonada en un terreno baldío siendo ya una conejita adulta, y sin dudarlo Gisela y Pablo decidieron adoptarla.

Rubí fue adoptado a los 5 meses de un refugio por su mamineja, en Sevilla, España. Al principio pensaban que era hembra, de ahí su nombre pero resultó ser un bello macho, el cual al poco tiempo tuvo una hermana llamada Bimba, para que no estuviera solito y se hicieran compañía.